Creado

Julio 8, 2019

Silvia Intxaurrondo (FILG.ARAB’11, MEAIC’13), periodista de vocación y profesión, es además licenciada en Filología Árabe por la UAM y cuenta con un máster en Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos en la misma universidad. Directora y presentadora de los Informativos de Fin de Semana de Telemadrid, cuenta con una agencia de comunicación y una dilatada carrera profesional.

 
  • ¿Cuándo supiste que querías ser periodista?

Tenía 13 o 14 años. Me quedé impresionada por las coberturas de algunos corresponsales de guerra españoles en la antigua Yugoslavia. Además de su concisión y de acercarnos realidades lejanas como si sucedieran aquí al lado, narraban con pasión. Y, desde entonces, nunca he dejado de sentir esa pasión.

  • Además, cuentas con estudios en la UAM sobre los países árabes y el islam. ¿Cómo surge esa decisión?

Siempre me ha gustado la crónica internacional. Y, dentro de esa gran área, decidí especializarme. Y entonces descubrí que también me gustaba ir más allá: investigar desde la política, la historia, la lengua, la religión y las artes mi área de estudio como experto: los países árabes y el islam.

  • ¿Cómo recuerdas esos años estudiando en el Campus de Cantoblanco?

Los recuerdo como una época de mucho trabajo. Madrugaba para no encontrar un gran atasco en la carretera, llegaba una hora antes a clase, aprovechaba para tomar un café, asistía a las clases y después me desplazaba unos kilómetros al norte, a Tres Cantos, donde estaba la sede de CUATRO. Asistía a la reunión de edición de la tarde y luego preparaba y presentaba el informativo con Iñaki Gabilondo. Y cuando regresaba a casa, a preparar trabajos de análisis y traducciones. Así pasé cuatro años de carrera.

  • Has trabajado con algunos de los mejores profesionales del periodismo. ¿Quién dirías que ha sido tu gran maestro?

Sin duda, Iñaki Gabilondo. Es un MAESTRO, con mayúsculas. 

  • La mayor parte de tu trayectoria profesional ha sido en la pequeña pantalla. ¿Cuál es el mayor regalo que te ha dado la televisión en estos años?

Los compañeros con los que he trabajado y con los que trabajo actualmente en Telemadrid. La pantalla sólo refleja una parte muy pequeña de un gran trabajo humano.

  • Has trabajado en radio y televisión, presentado varios programas, también has sido enviada especial como especialista en información internacional a países como Argelia, Marruecos, Senegal, Colombia, México, Túnez y Oriente Medio… ¿Qué te queda por hacer?, ¿hay algo que te haga especial ilusión?

Nunca me he planteado el periodismo como una carrera de obstáculos en la que debe superar uno para seguir ascendiendo. El periodismo es un camino apasionante. Lo que me queda por hacer… seguir contando lo que nos sucederá.

  • Actualmente además de dirigir y presentar las Noticias de Fin de Semana en Telemadrid, tienes una agencia de comunicación. ¿Qué hace falta para emprender?

Una idea de negocio clara y valor. No darse por vencido nunca. E intentar seguir creciendo y ampliando horizontes. Imprescindible: disfrutar de los proyectos que abordamos y crecer profesionalmente.

  • Los medios online se han multiplicado y en muchos prima más la inmediatez que la calidad. Además existe precariedad en la profesión. ¿Se está devaluando el periodismo?

Sí, sin duda. Los propios periodistas deberíamos proteger mucho más la profesión. Es más delicada de lo que parece. Y si queda dañada, afecta seriamente a los intereses de los ciudadanos.

  • Las fake news existen desde siempre, pero con el periodismo digital y las redes sociales se han disparado. ¿Las nuevas tecnologías han pasado de ser un aliado a un problema para la información?

Cuando me hablan de “fake news”, yo prefiero usar los términos en castellano para referirnos a esas noticias, porque creo que así será más fácil que los ciudadanos sepan de qué hablamos. Son bulos, mentiras: en unas ocasiones, debidas a la ignorancia; en otras, mensajes contaminados y prefabricados usados como arma para lograr un fin. Las nuevas tecnologías aceleran su difusión masiva, pero quienes crean los bulos y noticias falsas tienen nombres y apellidos.

  • ¿Qué consejo le darías a los estudiantes de la UAM y sobre todo, a quienes están a punto de terminar su etapa universitaria y comenzar la laboral?

Les espera un camino de mucho trabajo hasta conseguir su meta. Deben esforzarse, no darse por vencidos y no perder la pasión por su área de estudio. Y a eso añadamos… ¡mucha suerte!